Humedad en la pared

Las humedades por condensación en las viviendas son muy comunes en los meses de invierno.

Esto es debido a que el aire de las viviendas tiene agua en suspensión, y al entrar en contacto con una pared fría, condensa esa humedad en la superficie.

Esta humedad del aire en el interior de las viviendas viene en su mayoría de la respiración de las personas que hay en su interior.

El aire caliente puede contener mayor grado de humedad en suspensión que el aire frío, por lo tanto, al entrar en contacto con la pared fría, el aire se enfría rápidamente, provocando que este no pueda contener la humedad que tenía, condensando sobre la superficie de la pared o la ventana.

Este fenómeno se produce por la falta de aislamiento en la envolvente del edificio, ya que al no existir aislamiento térmico o ser deficiente, la baja temperatura del exterior llega hasta el interior, atravesando las capas del cerramiento exterior.

Para evitar estas condensaciones, las viviendas que se construyen en la actualidad tienen en sus cerramientos exteriores una hoja de aislamiento térmico, cuya finalidad es que la parte interior del cerramiento tenga la temperatura cercana a la interior, evitando la pérdida de temperatura a través del cerramiento.

Un punto conflictivo son los puentes térmicos, que son zonas que no tienen el mismo aislamiento térmico que el resto del cerramiento, por ejemplo un pilar de hormigón armado que sobresale del cerramiento, ocasionando pérdidas de temperatura por esa zona y siendo partes más propensas a sufrir condensaciones.

El aislamiento térmico evita que la pared interior este fría, pero la humedad del aire sigue existiendo, por lo que en la actualidad también se colocan aireadores en fachada para renovar el aire interior y evitar altas concentraciones de humedad en el interior de las viviendas.

Para evitar estos problemas en las viviendas ya construidas, la solución más sencilla es realizar una adecuada ventilación de las habitaciones, evitando que el aire interior alcance altas concentraciones de humedad, pero seguiremos teniendo el problema del aislamiento térmico, provocando gastos importantes para mantener una temperatura de confort en el interior de la vivienda.

La solución a este problema es aislar térmicamente los cerramientos trasdosando por el interior o por el exterior con aislamiento térmico y sustituir las ventanas, que es por donde más perdidas térmicas se producen.

Al mejorar el aislamiento térmico de la vivienda estamos consiguiendo que la temperatura del interior de la vivienda sea más constante durante todo el año, siendo más económica la climatización de la vivienda por que no se escapa a través de los cerramientos tan fácilmente.

Si aun tienes dudas de cómo arreglar o reparar una humedad en la pared, contacta conmigo.

Publicado en